El emprendedor aprende mientras emprende

rene-magritte

[…]

Y después de un tiempo, uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale y uno aprende y aprende…
y con cada adiós uno aprende.

Jorge Luis Borges

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *